Museo Casa de Rivera

Por Lic. Oscar Padrón Favre - Director de Museos de la Intendencia de Durazno

padron-oscar-300
El Gral. Rivera y el Durazno

 

La trayectoria política y militar del Gral. Fructuoso Rivera estuvo íntimamente ligada a estas tierras centrales del territorio oriental y, especialmente, a la Villa San Pedro del Durazno.

 

En sus primeros años vivió en el interior de su campaña y cuando estalló la Admirable Alarma, en 1811, le tocó liderar, junto a su hermano Félix, el levantamiento de los paisanos de esta región.

 

A partir de 1821, cuando inicia la fundación de San Pedro del Durazno, esta Villa junto al río Yí se transformó en el principal epicentro de la acción política y militar del Caudillo. Con motivo de su prolongada presencia en la Villa del Durazno – en la cual se destacan los períodos 1821-1826 y 1829-1843 – la humilde población, enclavada en el centro del territorio oriental, se transformó en un centro de poder muy importante. Incluso el propio Gral. Rivera proyectó trasladar la capital de la República Oriental a ella.

 

 
Proceso de construcción.

Fue el Historiador Dr. Huáscar Parallada quien logró reconstruir buena parte de la historia de tan valioso inmueble, dándola a conocer en su libro "En la otra banda del Yý" (1965).

Fructuoso Rivera, al descender de su primera presidencia (1830 – 1834), inició la construcción del edificio. Las dimensiones del mismo señalan claramente su intención de hacerlo la sede principal de su fuerte liderazgo político y militar.

El inicio de las obras tuvo lugar en abril de 1835 y es posible que para fines de ese año, o comienzos del siguiente, el Gral. Rivera y su esposa Bernardina Fragoso hayan pasado a ocupar parte de la misma. La tormenta política qué se desató ese último año detuvo las obras. Éstas fueron reiniciadas a fines de 1838 a todo ritmo y continuaron hasta 1841. Su frente fue revocado en 1840.

Las invalorables acuarelas del artista vasco Manuel Besnes e Irigoyen (1839) nos dan una imagen precisa de su fachada original con siete ventanas - custodiadas por fuertes rejas - y un zaguán, conformando un frente de casi 41 varas (35 mts.).

De hecho fue sede de la Presidencia de la República durante el período 1839-1842, pues Rivera pasó la mayor parte de la misma residiendo en Durazno. En ese período fueron numerosas y de relevancia nacional e internacional las decisiones tomadas desde ella, pudiéndose destacar como ejemplo la realización de la ceremonia realizada el 25 de marzo de 1839 por la cual Rivera asumió por segunda vez la presidencia del Estado Oriental, acontecimiento único en los anales históricos del país.

Destino posterior

Muy azaroso fue el destino de esta construcción luego que en 1843 Rivera la abandonó definitivamente, obligado por los sucesos adversos en la Guerra Grande. Durante ese largo conflicto fue utilizada como Comandancia Militar y cárcel.

A finales del siglo XIX se procedió a su fraccionamiento. La fracción que da hacia el norte, al principio fue casa particular y luego sede de la Caja Popular de Durazno y oficina pública.

En la fracción principal, desde finales del siglo XIX se estableció un hotel y restaurante. Donde se ubicaban antiguas habitaciones de servidumbre y de las caballerizas, se construyó en la década de 1880 una gran cancha de pelota vasca, que sirvió también como el primer centro de espectáculos de la Villa, denominado Teatro Progreso. Durante la mayor parte del siglo XX fue sede del Club Uruguay.

 
Proceso de formación del Museo

En 1978 la fracción principal fue declarada Monumento Histórico Nacional y en 1988 el Gobierno Nacional procedió a iniciar su expropiación, pasando a ser administrada por la Intendencia de Durazno. En 1992 el Ejecutivo Departamental tomó la decisión de transformar la misma en Museo Histórico y el 11 de octubre de ese año se procedió a su inauguración.

El acervo museológico inicial se formó con la entrega de materiales, en calidad de donación o custodia, por parte de diversos vecinos o personas oriundas de nuestra ciudad, destacándose la donación realizada por la Sra. Edita Parallada de Pucurull de su colección de material indígena. La donación de materiales enriquece de forma permanente el patrimonio del Museo que posee materiales de carácter paleontológico, de arqueología indígena e histórica, etc.

De inmediato a su instalación, se comenzó con la organización del Archivo Departamental de Durazno, formándose los acervos Archivo Documental; Archivo de la Voz y la Música Duraznense y Archivo de la Imagen en los cuales se conservan varios miles de piezas del patrimonio cultural departamental y nacional.

En 1999 se declaró Monumento Histórico Nacional la fracción que da hacia el norte y en el 2004 la Intendencia Departamental la adquirió. En el año 2007 se procedió a la unificación de las dos fracciones, lográndose así que su frente recuperara la unidad original después de 120 años de estar dividida. En ese año se procedió a inaugurar la denominada Sala de la Jura de la Presidencia y el Despacho de Gobierno del Gral. Rivera.

Valoración y perspectiva

Esta casa, por sus ricos antecedentes históricos, constituye uno de los más importantes Monumentos Históricos Nacionales correspondientes al período fundacional del país. La trascendencia que tuvo en dicho período la figura del Gral. Fructuoso Rivera y el importante rol como escenario físico que poseyó esa residencia en años decisivos para el destino del Uruguay, le otorgan, indiscutiblemente, tal carácter.

Además, la construcción es emblemática de una visión de país diferente, que concibieron Rivera y otros Caudillos rurales, procurando establecer la Capital del país en el centro del territorio nacional.

Área Arqueológica

La tradición popular ha señalado que desde la Casa del Gral. Rivera partían túneles hacia distintas zonas de la ciudad. También se tiene conocimiento, por tradición oral, de otras construcciones subterráneas de bovedillas. Sondeos realizados en el año 1992 permitieron ubicar el antiguo aljibe, con dos brocales, que era el más grande que existió en la Villa. Posteriores estudios arqueológicos realizados en el 2004 y 2005 han permitido constatar que en el amplio espacio que ocupaba esta residencia se encuentran otros importantes testimonios de construcciones.

Los túneles aún no han aparecido, pero las excavaciones está previsto que continúen. En el año 2008 se procedió a inaugurar la primera etapa de la puesta en valor del Área Arqueológica con la recreación de un patio de época y la habilitación de la gran cisterna.

Back to top